¿Fue despedido mientras estaba de licencia médica?

Share

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Como empleado de California, usted es elegible para la licencia de la Ley de Derechos de la Familia de California (CFRA) por hasta 12 semanas de licencia familiar o médica protegida en el trabajo durante un período de 12 meses. La CFRA se aplica a usted si su empleador de California tiene más de 5 empleados y si usted ha trabajado al menos 20 semanas laborales en el año del calendario anterior.

Fuera de California, usted es elegible bajo la Ley de Ausencia Familiar y Médica (FMLA) para una licencia si:

  • Su empresa emplea al menos 50 trabajadores dentro de un radio de 75 millas del lugar de trabajo.
  • Lleva trabajando en la empresa al menos 12 meses.
  • Acumuló al menos 1250 horas de trabajo durante los 12 meses anteriores a la baja médica.

Pero, ¿qué sucede si su jefe o supervisor lo despide mientras está de baja médica? 

Cualquier empleado elegible que tome una licencia médica bajo la FMLA o la CFRA debe ser reinstalado en su trabajo original o en uno que sea comparable al puesto que ocupaba antes de irse.

Si su supervisor lo despide durante la licencia médica o cuando regrese, es posible que tenga un reclamo por despido injustificado. Sin embargo, debe hablar con un abogado laboral porque hay casos en los que despedir a un empleado con licencia médica es legal. Algunas de estas razones pueden incluir problemas de desempeño antes de tomar la licencia o una reducción inequívoca de la fuerza laboral realizada por la empresa que se aplicó a varios empleados. Es importante tener en cuenta que es posible que pueda reclamar el despido injustificado incluso si la empresa presenta una razón “legítima” para dejarlo ir.

¿Qué compensaciones puede recibir?

Si su empleador lo despide injustamente por tomar una licencia médica, podría reclamar lo siguiente:

  • Pago atrasado
  • Pago anticipado (compensación por salarios futuros perdidos)
  • Honorarios de abogados
  • Daños liquidados (cuando el empleador actuó de mala fe)