Qué (no) hacer después de ser despedido

Share

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Si ha sido despedido y cree que tiene motivos para obtener una compensación de su empleador debido a una acción ilegal en su contra, aquí hay algunas cosas que debe hacer para proteger su caso:

Reúna la documentación de su plan de beneficios: si tiene un plan de beneficios, comuníquese con RR.HH. y solicite una copia. De acuerdo con la ley federal, su empleador debería poder entregárselos sin ningún obstáculo. Desafortunadamente, los empleadores o administradores a veces no toman esto en cuenta y se niegan a entregar los documentos. Si esto sucede, esto puede jugar a su favor cuando construya su caso.

No firme nada: es posible que le ofrezcan una compensación. Tenga cuidado porque el documento puede incluir ciertas condiciones como “Si firma esto, le daremos una cierta cantidad de dinero y renunciará a su derecho a demandar o presentar cualquier caso contra la empresa”. Con la ayuda de un abogado y después de algunas negociaciones, es posible que obtenga una mejor compensación y un acuerdo más favorable (que puede incluir una referencia positiva, por ejemplo).

No use la violencia: los empleadores pueden eludir la responsabilidad de despedirlo ilegalmente si encuentran motivos para hacerlo incluso después de su despido. Por ejemplo, destruir la propiedad de la empresa o volverse violento con otros empleados son motivos para despedirlo.

No se lleve nada de la oficina: esto incluye documentos confidenciales o cualquier cosa que pertenezca a la empresa. Se le permite descargar sus propios correos electrónicos e historial de chat si son relevantes para su caso. Sin embargo, cuando se trata de información confidencial, dígale a su abogado cuál es y dónde está para que pueda solicitarla como prueba.

Acuda a sus médicos: si está experimentando efectos adversos en su salud debido al estrés causado por ser despedido, puede acudir a un médico o terapeuta para buscar su opinión. Esto puede ayudarlo en su caso. La angustia emocional puede ser parte de los casos laborales.

Tenga cuidado con con quién comparte información: Piense dos veces antes de compartir información sobre su caso con un ex compañero de trabajo. Cualquier información confidencial como “demandaré a la empresa/administrador/propietario”. Nunca está claro cómo reaccionarán las personas o con quién hablarán después.